4
min LECTURA
 - 
May 22, 2022

Cómo los programas de bienestar corporativo ayudan a mejorar la moral de los colaboradores

Cómo los programas de bienestar corporativo ayudan a mejorar la moral de los colaboradores

La búsqueda del bienestar corporativo, cualquiera sea el tamaño de la empresa, es una tarea permanente de las oficinas de capital humano, que va cambiando de acuerdo a las circunstancias. 

Los programas de bienestar corporativo son esenciales para incrementar el compromiso de los empleados. Muchas veces no se trata solo de la remuneración, pues los programas de bienestar corporativo miran más allá, procurando atención individual, grupal y social a su personal y practicando la empatía, tan necesaria y valorada hoy en día.

¿Qué debe incluir un programa de bienestar corporativo?

Las organizaciones saludables, es decir, aquellas donde existe un ambiente que favorece el bienestar físico, mental y social de sus colaboradores, también velan por la interacción continua entre la directiva y el resto del personal, lo que supone una atención integral de todos los componentes de la empresa. 

De manera que las organizaciones que busquen mejorar la moral de sus colaboradores deben diseñar programas de bienestar corporativo que aborden tanto aspectos profesionales y de desempeño laboral, como aquellos asociados con el bienestar individual, familiar y del entorno de trabajo.

Con estas premisas como base, el diseño de un programa de bienestar corporativo debe incluir:

Eficacia, excelencia y calidad

Los programas de bienestar corporativo deben atender aspectos mucho más amplios que ejercicios, dieta y horas recreativas, e incluir la identificación de oportunidades de crecimiento y mejora dentro de la organización, además del acompañamiento para el logro de esa meta. 

Esto se traduciría en una mejora de su rendimiento, lo que a su vez se vería reflejado en el trabajo, especialmente en la calidad de los resultados.

Alianzas estratégicas

Interna y externamente las corporaciones requieren de alianzas estratégicas que den solidez a un buen programa de bienestar corporativo. 

Internamente se logra con la conformación de comités y grupos de trabajo que identifiquen necesidades y debilidades con oportunidades y potencialidades.

En modo externo, las alianzas deben procurar el acercamiento con otras organizaciones que beneficien a ambos y con las que los colaboradores se sientan seguros, confiados y respaldados.

En las organizaciones públicas, por ejemplo, las alianzas estratégicas deben establecerse con organismos especializados en potenciar el talento humano, que eleven el nivel y la percepción interna y externa de la organización, y que hagan que sus colaboradores sientan orgullo de pertenecer a la misma. 

En esta premisa caben los programas de formación y actualización profesional, la atención a las aspiraciones individuales, el cuidado por el crecimiento, la satisfacción y la realización de los colaboradores.

Buena comunicación

Aunque parezca obvio, la comunicación es un elemento que debe incluirse en cualquier programa de bienestar corporativo. Sin embargo, es necesario insistir en establecerla, pues muchas veces se da por hecho que las decisiones, los planes, el diseño de estrategias, etc., son conocidos a fondo por todos los miembros de la organización.

Realmente, la buena comunicación, la forma como se transmiten los mensajes y los medios que se utilizan para ello, son determinantes al momento de que los colaboradores atiendan las estrategias y componentes del programa de bienestar corporativo. 

Compromiso y acompañamiento

Todos los departamentos de la organización deben asumir el compromiso en cada etapa del programa de bienestar corporativo, así como del acompañamiento necesario para la comprensión, el cumplimiento y el seguimiento de los resultados.

De muy poco sirve diseñar un programa de este tipo si al cabo de unas semanas nadie da cuenta de su aplicación, desarrollo o resultados, y mucho menos de sus debilidades o puntos que requieren revisión y correctivos.

El compromiso y acompañamiento deben asumirlo tanto la alta gerencia como los mandos medios, y requiere de una cara visible (o varias) que se responsabilice por los resultados esperados y dé cuenta de estos al momento de evaluarlos. 

¿Cómo ayudan estos programas a la moral de los colaboradores?

La moral es un concepto que hace referencia a los valores, normas, creencias y costumbres que son aceptadas socialmente, y que contiene un modelo de comportamiento para definir lo que está bien o mal.

Esa moral es la que se ve fortalecida, mejorada y optimizada entre los colaboradores cuando se implementa un programa de bienestar corporativo adecuado, pensado y diseñado para una organización determinada. 

El reflejo de esas condiciones morales se evidencian en:

  • Mayor productividad

Más horas productivas, mayor concentración, más enfoque en el logro de las metas y, en general, un mejor desempeño. 

  • Menos ausentismo

Es evidente el logro de un mayor compromiso organizacional, y con este, menos ausentismo laboral, mayor motivación para asistir y permanecer en el lugar de trabajo y mayor claridad en el desempeño de las funciones.  

  • Disminución de costes

Algunos factores como atención a la salud física y mental disminuyen y denotan una mejor disposición. A menor cansancio corporal y mental, mayor desempeño, menor siniestralidad, etc. 

  • Mayor credibilidad

La credibilidad en la organización es un elemento fundamental entre los colaboradores, así como la confianza y el orgullo, elementos que aumentan cuando se establece un programa de bienestar corporativo bien pensado, definido y enfocado. 

Todo comienza por hacer una observación minuciosa, tomar en cuenta la opinión de los miembros de la organización, pulsar elementos como confianza, credibilidad y sobre todo, expectativas, de manera de diseñar un programa de bienestar corporativo a la medida, responder adecuadamente y elevar la moral de los colaboradores.

Síguenos en Instagram