4
min LECTURA
 - 
January 19, 2022

Cómo aprender a meditar sin perder la motivación

La meditación es una práctica de la que siempre escuchamos hablar, aunque no prestemos la suficiente atención para comprender a profundidad lo que realmente significa. Es posible que sientas curiosidad por la meditación, pero creas que no tienes suficiente tiempo para hacerlo.

En este breve artículo encontrarás algunas claves para entender un poco más la meditación y cómo comenzar a meditar.

¿Qué es la meditación?

La meditación es el estado consciente de relajación que le procuras a tu mente. Cualquiera sea el objetivo: manejar las emociones o respuestas que debes dar, reducir el estrés, mejorar la salud… la meditación podrá ayudarte. 

Para la mente y el espíritu, la meditación actúa como una compensación necesaria, así como saciamos el apetito, la sed o hacemos ejercicios que mejoren nuestra condición física. La mente requiere de un tiempo para recibir una atención de manera  consciente. 

La vida cotidiana no da espacio para pensar en la mente. Observar los pensamientos y las emociones sin que se desencadenen estímulos negativos es uno de los objetivos de la meditación, lo que nos ayuda a tener un mejor control mental y emocional y a enfocar la atención. 

De allí la importancia de dirigir la mente mediante la meditación, encontrar paz mental, espiritual, mejorar la concentración y en general nuestra disposición ante lo que nos rodea. 

¿Cómo aprender a meditar?

Comenzar a practicar la meditación puede resultar difícil; como si te decidieras a comenzar con una rutina deportiva. Al principio te puede costar un poco, pero en la medida en que practiques, sentirás mayores ganas de continuar y se convertirá en una rutina diaria para tu mente.

La meditación suele hacerse sentado o acostado, con los ojos cerrados. Cuidando, eso sí, de no quedarte dormido, pues se trata de alcanzar la relajación dejándote llevar por la tranquilidad que sientas al momento, sin prestar atención a tus pensamientos.

Formas de hacer meditación

Existen dos formas de meditar: La meditación de plena consciencia y la trascendental.

  • Por ser un acto enfocado en la mente, en la meditación de plena consciencia se trabajan los pensamientos positivos, evitar la negatividad concentrándote en tu respiración, en las experiencias que ocurren a tu alrededor, sin juzgarlas ni rechazarlas, en tus pensamientos, dejándolos pasar. Alcanzarás un equilibrio mental y emocional que aflorará en tu vida diaria. 
  • En cuanto a la meditación trascendental, esta se logra mediante un mantra que se repite a lo largo de la práctica, bien en voz baja o repasándolo en tu mente, lo cual servirá para no distraerte, mejorar tu concentración y relajarte sin quedarte dormido. 

Lo importante es comenzar

Cualquier persona que goce de buena salud puede comenzar a meditar. Quienes practican yoga tienen un paso adelante, pues las posturas que se alcanzan requieren un estado de consciencia y concentración que mejoran con la meditación que está anclada a cada práctica.

Claves para comenzar a meditar

  • Ponte ropa cómoda, fresca y ligera.
  • Es posible que al meditar descienda la temperatura del cuerpo, por lo que puedes sentir algo de frío. Ten a mano una cobija que puedas usar si esto ocurre.
  • Ubícate en un espacio tranquilo, sin distracciones, sin ruidos, paso de gente, ni luces brillantes, etc. Para meditar se necesita concentración. 
  • Siéntete cómodo, bien sea sentado o acostado, pues si la práctica se extiende, lo mejor es que no te canses. 
  • Enfoca tu mente en tu respiración. Inhalando y exhalando conscientemente. Si tienes un mantra, repítelo constantemente. Recuerda que los mantras son una herramienta que nos ayuda a concentrarnos y a liberar la mente. 
  • Mantén la mente en positivo. Puede ser que no lo logres la primera vez, pues tu mente está buscando sabotear tu concentración. La meditación requiere práctica y esto va mejorando en la medida en que lo hagas. 
  • Puedes guiar tu meditación valiéndote de videos y aplicaciones que puedes descargar en tu teléfono o tu ordenador. 
  • Cuando se trata de meditar, todo vale. Tanto la ayuda que consigas en internet, como la que te proporcionan los lugares donde se practica meditación.
  • Medita en el mismo lugar y a la misma hora, para que tu mente asocie ese espacio con la tranquilidad que le espera.
  • Trata de ir aumentando el tiempo de meditación progresivamente. 
  • Puedes empezar poco a poco. Quizá un minuto al día y luego aumentar ese tiempo. Sentirás que vas sintiendo cada vez más bienestar y teniendo mayor equilibrio psicológico. 

Beneficios de la meditación

Encontrarás motivación en cuando sientas los beneficios de la meditación:

  • Mayor empatía hacia los demás.
  • Reducir el estrés y sus efectos.
  • Mejorar tus respuestas ante las diversas adversidades que surjan.
  • Aumentar la atención y la concentración.
  • Optimizar las funciones cognitivas del cerebro.
  • Mejorar la memoria.
  • Fomentar los pensamientos positivos. 
  • Tener mejor coordinación intelectual y física.
  • Disfrutar del aquí y el ahora.
  • Aumentar el umbral del dolor. 

La meditación no busca eliminar los pensamientos ni poner la mente en blanco. Esto realmente no existe ni ocurre con ninguna práctica.

Se trata de que procures mantener la atención plena en un pensamiento en particular, como la respiración, un mantra, en cada parte del cuerpo comenzando por la cabeza y terminando en los pies, por ejemplo. 

Si pierdes la concentración y los pensamientos se dispersan y vuelan, trata de traerlos al aquí y al ahora. Evita los pensamientos al azar, solo obsérvalos y déjalos pasar. 


Síguenos en Instagram